Billy Branch, Magic Slim y Big Time Sarah en Pontevedra

Especialmente tenía muchas ganas de ver a Billy Branch y desde luego con Magic Slim y Big Time Sarah el interés no se quedaba muy atrás así que todo pintaba bien para esta noche de blues.
Tuve la fortuna de poder estar en las pruebas de sonido. Allí estaban los Teardrops y Branch haciendo los ajustes necesarios delante de un enjambre de padres de familia que estaban paseando con sus niños pequeños. De las primeras cosas que me llamaron la atención fue lo concentrado y serio que estaba Billy observando que todo el sonido estuviese correctamente. Solamente un instante esbozó una sonrisa cuando una niña pequeña se acercó y se puso a bailar delante del escenario al ritmo de las pruebas de sonido. En ese momento no creí que el detalle fuese demasiado importante pero una vez hecha memoria y visto lo que pasó en el concierto me di cuenta de que aquello hablaba mucho del carácter de Billy. Por las pruebas se sonido no se pasó Magic Slim pero estuvo una renqueante Big Time Sarah que se acercó cojeando ostensiblemente y sentándose en un lateral del escenario como diciendo “En realidad no hace falta que venga pero estoy para que se vea que colaboro en lo que haga falta”.
Poniendo las cartas sobre la mesa el concierto era realmente de Magic Slim teniendo como invitados a Branch y Big Time Sarah. Es cierto que les cedió una parte del tiempo en solitario pero también es verdad que el sonido de su banda seguía allí y se dejaba notar mucho en los márgenes que tenían los dos invitados. No hay que olvidar que los ritmos pesados son “marca” de la casa y la banda los seguía manteniendo aún en ausencia de Magic Slim.
La primera parte del concierto la abrió el guitarrista de los Teardrops tocando en trío con el bajista y el batería. Unas cuantas demostraciones de cómo se toca al estilo de Muddy Waters con una stratocaster más que dignas y unos giros cantando a lo Sonny Boy Williamson II fueron parte de su carta de presentación.
Una vez terminada esta introducción llegó Magic Slim para ponerse al frente de su banda y comenzar con “Bad boy”. Una salud seguramente deteriorada esp
ecialmente en sus rodillas (con aspecto inflamado) hacía que buena parte de su actuación la pasase “medio sentado” en una alta banqueta de madera. Alternó momentos magníficos de interpretación con otros en los que se mostró completamente perdido. De esta parte quedó constancia sobre todo en “Last night” que comenzó sin tener en cuenta lo que hacían sus compañeros de escenario y a un ritmo completamente perdido. Después de unas cuantas rondas a la banda no le quedó otra que adaptarse al extraño e ilógico ritmo que Magic había puesto a la canción, pero para algo es el patrón y los galones mandan en estas situaciones.
La sección de Branch incluyó clásicos como “That’s all right” o “Don’t start me talkin’ todos ellos a un altísmo nivel. Sin ninguna duda creo que ha sido el artista que más cosas ha dado en el escenario o incluso fuera. Para empezar fue el que dirigió las pruebas de sonido, tocó a un nivel incomparable, fue el único que salió a tocar entre el público y hasta al final fue también el único que se quedó firmando discos e incluso hasta vendiendo sus armónicas (creo que a 30€ las dejaba) cuando ya nadie más del grupo quedaba por allí.
Big Time Sarah, que también estaba muy renqueante, consiguió ir disimulando su cojera con algunos bailes improvisados. En cuanto a su actuación se podría decir que sobre todo fue sentida. Dejó mucho de lo que puede dar actualmente sobre un escenario tanto actuando como humanamente. No es Koko Taylor pero sin dudas es una buena cantante.
Cuando estaban sobre el escenario Branch y Big Time Sarah fue muy destacado que Sarah solicitase que le “prestasen” a una niña para ponerla sobre sus rodillas mientras le cantaba “Summertime”. Billy Branch y el guitarrista de los Teardrops también le dedicaron sus solos a esta niña dura
nte la canción. Un detalle humano que aparte de servir para “quedarse” con el público es precioso en sí. En ese momento fue cuando se me “saltó el automático” y pude recordar lo que había almacenado en mi cabeza de interés sobre este tema. Ya he dicho al principio de este texto que la única vez que cambió la expresión de Branch durante las pruebas de sonido fue cuando apareció una niña cerca del escenario. He recordado también que hacía muchos años leí una entrevista a Billy en la que contaba como iba a enseñar blues a escuelas de barrios marginales. Por aquel entonces el detalle se me quedó en anécdota pero ahora viendo todo esto no queda duda que hay algo más que una debilidad por los niños. Desde luego lo entiendo porque viendo tantas miserias como hay por todas partes es más que de agradecer encontrar algo de inocencia, aunque no suele ser común esta actitud tan definida entre los músicos como la que me tocó ver allí.
Resumiendo, una noche más que entretenida con momentos gloriosos y otros en los que se buscaba el sitio correcto. En cualquier pasé un rato muy bueno y además tuve la fortuna de reencontrarme con José que es un chico con el que da más que gusto conversar de blues gracias a lo mucho que sabe y las apreciaciones inteligentes que sabe dar. En esta foto se pueden ver a algunos de los replicantes de ojos rojos que estábamos allí. Parece que la única que ha salido con los ojos bien es la chica. Será que era la única humana.

4 comentarios:

Gustavo dijo...

Se ve que te gustó...

Me alegro.

Salud!

bLuEsMaN dijo...

En general estuvo bastante bien. Alguna pifia o pérdida de dirección en las improvisaciones (sobre todo el Magic Slim) pero eso no quita que el ambiente general fuese bueno

saludos

floyd dijo...

ey, hola bluesman...

el concierto en Cazorla fue un poco distinto, supongo, debido al horario (tocaron casi a las dos de la madrugada)

nos quedamos con las ganas de ver más rato encima del escenario a Billy, pero en lineas generales el tiempo estuvo bien repartido.

creo que estaba claro quien era el jefe... y por lo menos en Cazorla, dejo el pabellón alto (con momentos más intensos y otros menos).

además cuando empezaba a espesarse, apareció Big Tim Sarah... que aquí si que nos pareció muy entregada.

quizá es que andaba cerca la reina del Chicago blues... je je

bLuEsMaN dijo...

Hola Floyd. Me alegra verte por aquí.
El horario seguro que cuenta y bueno también es verdad que muchos músicos se emplean "más a fondo" en los festivales importantes. En este caso no lo sé pero gente como Buddy Guy va mucho más comedida a Montreaux que cuando toca en otro sitio más desconocido.
Visto lo de Cazorla entonces Magic Slim debió de tener una mala noche aquí. Aún así tocó a buen nivel.

Hasta otra.

Publicar un comentario

Tu opinión es importante y siempre será bien recibida. Exprésala con el asentimiento o disentimiento que quieras dentro de los márgenes del respeto.
Los comentarios que tienen como única finalidad hacer spam (publicidad de otras páginas web) no serán admitidos.